Antes de empezar este post me gustaría aclarar, como haré siempre, que este apartado no son recomendaciones médicas, ni pautas exactas. Aquí os cuento lo que a nuestra tribu nos funciona y lo que tras años como enfermera, madre y exploradora de las terapias naturales y alternativas he ido descubriendo.

Hoy lunes, queremos estrenar este apartado hablando de LA FIEBRE. Y además nos unimos al #LunesLunes de 30 y… y mamá con él. No es algo que rebose felicidad, pero si algo que puede ayudar a alguno de vosotros.

La fiebre es nuestra gran compañera en la infancia, ¿verdad? Raramente un niño no tiene fiebre de vez en cuando, ya sea por proceso viral, bacteriano o cualquier otro motivo.

Muchos papis la ven como el gran enemigo, pero no debemos verlo así. La fiebre es la reacción de nuestro sistema inmunológico ante algo que nos ataca, así que debemos verdad como una gran amiga para ayudar al cuerpecito de nuestros pekes a combatir sus enfermedades. Por lo tanto, solo debemos acompañarla en su proceso, mientras no sea patológica.

Es por este motivo que aquí en casa no acudimos a los antipiréticos hasta que la temperatura no llega a 38,5 que es cuando ya puede empezar a subir demasiado, y entonces hay que ayudar un poquito.

Hoy quiero explicaros las medidas físicas que nosotros usamos en casa para combatir la fiebre, seguramente muchas de ellas ya las sepáis.

  • Aligerar de ropa; si es cierto que cuando la fiebre empieza a subir sienten frio, es muy logico, y aunque el instinto puede ser abrigar al Peke para que no lo sienta, quitarle ropa es lo que ayudará a que la temperatura no suba mas.
  • Bañitos templados; los baños con agua templada, nunca fría, ayudan. Aquí nos les gusta demasiado asi que en lugar de bañarlos usamos paños en los con mas presión sanguínea
  • Paños humedos; como os decía en el punto anterior los baños aquí no son bien recibidos cuando tienen fiebre. Así que usamos paños humedecidos y los colocamos en ingles, frente, nuca, muñecas, axilas y tobillos. Aquí es donde la presión sanguines es mas fuerte y antes de colocar los paños debemos asegurarnos que dichas zonas están calientes.
  • Mantener una buena hidratación; con la fiebre perdemos líquidos y es importante compensar esa perdida. Ofrecer abundante agua o líquidos a los pekes nos vendría genial, intentar evitar lácteos, que cuestan mas de digerir y pueden provocar vómitos. Aquí les suelo ofrecer zumo de naranja natural rebajado en agua para que sea mas liquido y tomen mas cantidad de agua, que a veces con un poco de gusto les entra mejor que sola.
  • Piel con piel; este truquito lo aprendí cuando BigY tenía 3 meses e hizo su primera fiebre. Os mentiría si os dijera que recuerdo quien me lo enseñó, pero es lo que mejor nos funciona. Desnudando al Peke o la Peke, nos quitamos también nuestra parte de arriba y nos lo ponemos sobre nosotros. El contacto piel con piel ayuda a regular la temperatura, el ira bajando y nuestra piel se irá poniendo mas caliente. El hecho de estar abrazados, dando mimos y acompañando en su dolor, eso es lo que mas ayuda.
  • Ultimo punto, y para mi el mas importante, toneladas de amor y paciencia. cuando la fiebre ataca los pekes están mas irascibles y muchas veces nos ponemos nerviosos, por no saber que hacer, porque llega un momento en el que necesitamos hacer otras cosas y ellos solo quieren brazos…..a mi me va muy bien acordarme de esta frase; «Quiéreme cuando menos lo merezca, que será cuando más lo necesite»

​Estas son nuestras acciones que hacemos cuando alguno tiene fiebre, a nosotros nos funciona y nos evita, en muchas ocasiones, tener que administrar medicamentos. Aunque si el peke llega a pasar los 38’5 * no nos lo pensamos y le administramos lo que haga falta.

Recordar que esto no son recomendaciones médicas, que podéis y debéis consultar con vuestros pediatras  cualquier duda o consejo que queréis hacer, así como cuando debéis administrar medicación y que dosis le pertoca a vuestro pequeño.

Edito—-Hoy os comparto la foto de LittleU de esta mañana dormidito sobre mí, haciendo el piel con piel. Y es que como des de bien pequeños lo practicamos, a la que se encuentran mal ellos se quitan la ropa y piden que les cojamos así. Además de bajarles la temperatura, les hace sentirse bien, y eso es lo mejor de todo esto.

Deja un comentario