Hoy os vengo a contar nuestro propio cuento de Navidad, un cuento lleno de magia e ilusión que viene acompañado de un sorteo, a partir de mañana,  en Instagram donde todos y todas podéis participar.

Cuando la magia te convierte en elfo

«Érase una vez una familia numerosa que adoraba la Navidad, soñaban con viajar a un lugar llamado Laponia y conocer a ese gordito vestido de rojo que irradiaba ilusión por los 4 costados.

El viaje era demasiado largo, la mamá y el papá trabajaban y no podían permitirse hacer ese largo viaje….. Un buen día descubrieron un lugar llamado «Un trocito de Laponia»;

Se trataba de unas casitas situadas en Barcelona, Sabadell y Madrid donde podías vivir una experiencia única e irrepetible. Un projecto maravilloso con la intención de crecer y llegar a más lugares del País, 

Sin pensárselo dos veces, tras recibir su invitación, acudieron a ese pedacito de mundo mágico que Papa Noel  y su maravilloso equipo de elfos y elfas tenían preparado para todos los niños y niñas.

Nada más llegar y traspasar las puertas de esa casita singular, tuvieron la sensación de teletransportarte a un mundo lleno de magia e ilusión.

                                          

Pasaron más de una hora divirtiéndose con sus amigos los elfos y realizaron  tres talleres:

  •  Crearon su propio juguete, un juego muy tradicional, hecho a base de objetos que la naturaleza nos ofrece y con un toque muy navideño.

                                                                                         

                                     

  •  Un precioso adorno navideño con mucho brilli brilli y un toque mágico de un Elfo llamado Chispa, acompañado de muchas risas y juegos sin parar. 

         

  •  La guinda del pastel la puso Dulce, una elfa muy traviesa que nos enseño hacer unos bombones y una sorpresa más que no os desvelaré en un taller de cocina muy interesante.

 

 

Es@s Pekes pasaron una de las mejores tardes navideñas que jamás olvidarán, pero el gran momento llegó al oir el ruido de una campana que venia de una habitación.

De repente salió una elfa llamando a Leyre, Unai y Julen , l@s tres pekes de la familia. Se miraron sin saber muy bien que iba a pasar cuando atravesaran esa puerta que se abría invitándoles  a pasar a esa habitación misteriosa. 

Dos pasos y… ¡ Papá Noel! Un gran chillido a trio, seis ojos abiertos como platos, tres caras llenas de ilusión y tres sonrisas de boca abierta que no podían contenerse.

Pasaron unos 15 minutos en compañía de Papa Noel toda la  familia junta y sin nadie más. 

Tuvieron una charla muy interesante sobre sus aficiones, compañeros y compañeras de clase, sus travesuras preferidas y hasta le habló de su papá y su mamá. Hasta recibieron su certificado de buena conducta que debían dejar la noche de Navidad en su ventana. 

              

Antes de irse pudieron hacerse una foto bien bonita con Santa quien les recordó ser felices y disfrutar de la Navidad.

Al finalizar la visita  y con todos los niños y niñas que habían disfrutado de esa tarde juntos,  los elfos les explicaron sus trucos para fabricar juguetes y introdujeron en sus corazones un poquito de magia que siempre llevarán con ell@s.

 

Una despedida llena de cariño; abrazos para los papas y mamas, para los elfos y elfas y mucho cariño y amor. 

                     

 

 

A partir de ahora tras pasar por los tres talleres al  descubrir los secretos del mundo de los elfos y elfas. Es@s tres Pekes se habían convertido en elf@s también.  Ahora llamoas Piruleta, Chispin y Chocolate formarían parte de la tribu elfica por siempre jamás

.

Esa familia regresó a su casa con tres bolsas llenas de regalos, con su saquito de recuerdos lleno de magia e ilusión y sabiendo que jamás olvidarían ese trocito de Laponia que les había robado el corazón y llenado de una magia llamada Navidad.»

 

 

Deja un comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se han encontrado entradas.

Asegúrate de que esta cuenta tiene entradas disponibles en instagram.com.